La verdad sobre el CrossFit

El CrossFit ha tenido muy buena aceptación en los últimos años pero también muchos detractores, por lo que es normal que se hayan extendido falsas verdades sobre la práctica de este deporte y surjan muchas dudas en torno a él. Pero tranquilos hoy queremos desmentir unos cuantos mitos.

· Chicas, seguramente muchas asocies este deporte con una musculatura excesiva, pero nada de eso, ya que al tener niveles mucho menores de testosterona que los hombres, la probabilidad de que aumentéis vuestra musculatura en exceso es mucho menor. No vais a aumentar, vais a definiros.

· No, el CrossFit no es una moda pasajera, si lo fuera no seguiría creciendo y popularizándose cada día. Aunque muchos no lo crean este deporte se ha convertido en uno de los más importantes y populares de hoy en día.

· ¿Hay que cambiar la alimentación de forma radical? No. Nada más lejos de la realidad que implica cualquier deporte. Una dieta sana y equilibrada es uno de los pilares principales para conseguir los mejores resultados.

· No es un deporte lesivo. Son muchos los que han afirmado que el crossfit es un deporte de gran intensidad, cuya práctica implica multitud de lesiones. pero no es del todo cierto. Evidentemente cualquier deporte implica un riesgo de lesión siempre que no se practique de forma adecuada y con cabeza.

· No es un deporte para gente joven: es una actividad orientada a cualquier persona, independientemente de su preparación y habilidades físicas, pues se basa en superar los límites de cada uno.

· No, cuánto más duela mejor, no. La técnica es muy importante, no sirve de nada entrar al box a destruirte, es preferible llevar a cabo un entrenamiento de alta intensidad pero que te permita terminar, que tenga un ritmo constante que te permita buenos resultados y no una lesión.

Este deporte es muy cuestionado por sus características y porque obedece a la desinformación y el exceso de publicidad. Pero hoy, después de leer este artículo que enumera los mitos sobre este deporte, os animamos a que lo probéis, que lo juzguéis por vosotros mismos, que valoréis la actividad y los resultados que obtenidos, desde vuestra propia experiencia personal.