El poder de la mente en CrossFit

En el CrossFit, trabajo duro y mentalidad fuerte son dos pilares fundamentales que van de la mano. De nada sirve uno sin el otro. Si no trabajas tu mente día a día, de nada servirá que trabajes tus habilidades físicas. 

Es un deporte que exige esfuerzo e implicación, que nos supondrá un gran desgaste y ganas de abandonar, en cualquier momento. Siempre habrá motivos para tirar la toalla. No conseguir los resultados, no llegar a los objetivos previstos, el dolor o la rutina, pueden ser algunas ejemplos. Lo único que puede ayudar a que esto no ocurra es que exista un motivo aún mayor para continuar. La motivación y la actitud te ayudarán a conseguir lo que te propongas. 

Cuando las fuerzas empiecen a flaquear la única que puede ayudarte a continuar es la mente. El primer músculo a entrenar es el cerebro. Es fundamental adquirir contigo mismo un concepto importante: el compromiso. Trabajar la mente te ayudará a trabajar duro, tanto en el box como en el resto de aspectos de tu vida. Un buen crossfitero debe saber gestionar las emociones e ideas negativas que ponen freno a la evolución personal y el progreso físico.

Ganar no significa ganar al otro, ganar significa conseguir una meta. El cerebro es el motor más potente. Si crees que puedes asumirás más riesgos y llegarás tan lejos cuánto te propongas, siempre respetando los límites de cada uno y ayudando a los demás a superar los suyos.

Visualiza el éxito. Si los resultados son buenos, mejorará nuestra motivación y confianza, variables fundamentales para mejorar nuestros resultados y nuestro rendimiento, dándonos la posibilidad de llegar donde nos propongamos.