Diferencias entre el Crossfit y el entrenamiento funcional

El entrenamiento funcional es aquel que busca un óptimo rendimiento muscular, a través de ejercicios enfocados a la vida cotidiana y la práctica deportiva. Debe integrar todos los aspectos del movimiento humano, enfocándose a nuestra rutina diaria y ofreciéndonos la posibilidad de afrontar el día a día sin sensación de fatiga. Se suele llevar a cabo con el peso del cuerpo, ayuda a fortalecer los músculos y evita lesiones.

Las características del entrenamiento funcional son:

· Es un tipo de entrenamiento que trabaja todo el cuerpo, no grupos musculares aislados.

· Se basa en preparación integral de toda la musculatura, de manera equilibrada.

· La finalidad de este entrenamiento es entrenar con un propósito, buscando la máxima utilidad para el usuario.

· Desarrollo de los sistemas musculares de estabilización del cuerpo (abdominales, abductores, lumbares…)

· Aumenta la fuerza y resistencia del músculo, no su tamaño.

· Mejora las respuestas reflejas que se activan automáticamente ante determinados estímulos.

· Fomenta la movilidad general, tanto articular como muscular.

· Implica un gran gasto calórico, lo que favorece la pérdida de grasa.

· Mejora las habilidades motrices: equilibrio, coordinación y agilidad.

· Ayuda a conseguir una mejor postura corporal.

El entrenamiento funcional y el CrossFit son dos rutinas similares que suelen confundirse entre sí. Las diferencias entre ambos serían las siguientes:

· El CrossFit es un entrenamiento funcional, pero no al revés. Podríamos decir que este tipo de entrenamiento, sería la base del Crossfit. 

· El CrossFit es mucho más exigente, en cuanto a técnica y esfuerzo, sin embargo el entrenamiento funcional lo puede realizar cualquier persona si lo adapta a su edad, peso y condiciones físicas.

· El entrenamiento funcional se centra en trabajar aspectos aplicables a otros deportes y acciones de la vida cotidiana. El CrossFit incluye ejercicios de deportes más concretos, como podría ser la halterofilia.

· En el entrenamiento funcional, la intensidad y el peso se van aumentando, a medida que el deportista va mejorando su nivel y habilidades.

· Los tiempo de trabajo y descanso son más flexibles en el caso de los entrenamientos funcionales.